Ir Arriba

As Pontes de As Pontes

 

As Pontes, conocida como la villa de los cien ríos, destaca por su protagonismo merecido de sus antiguos y conservados puentes, donde se configuraron como imprescindibles para salvar los caminos de agua que atraviesan el municipio y que nos aportan la gratificante riqueza hídrica.

Romanas o medievales, los puentes que se conservan en la villa nos obligan a un merecido alto en el camino, recorrido desde tiempos inmemoriales por gentes de esta y de otras tierras, y que nos llevan a imaginar a la villa amurallada y al pago de los derechos de portazgo para acceder a sus calles y plazas a través del puente viejo, donde viajeros y lugareños intercambiaban los alimentos de la tierra de las comunidades campesinas por exclusivos productos de los dominantes locales.

PUENTE DEL CHAMOSELO: s. XIV-XV. Se trata del único monumento que se conserva del arte romano  en As Pontes. Situado en un paraje sobre el río Chamoselo (afluente del Eume) en las inmediaciones de la fortaleza del Conde Don García Rodríguez de Valcárcel, era el lugar de aviso o llamada en la época. Era ésta una de las vías secundarias que unían Lugo con el mar (a la ría de Ferrol), descritas en las crónicas del Emperador Antonino Caracalla con el nombre de “Viae Per Loca Maritima”.

PUENTE ROMANO DE ILLADE: Se encuentra a unos dos kilómetros al noroeste de As Pontes sobre el río del mismo nombre, y en la ruta primitiva de As Pontes a la Barqueira, según denomina este camino la tradición popular.  Fue trasladado para su conservación al área recreativa del Caneiro.

PUENTE VIEJO: S.XV. También conocido como el “puente de los hierros”, se sitúa sobre el río Eume, cerca del puente de Isabel II, en pleno centro de la antigua villa.  Fue mandada construir por García Rodríguez tras serle concedidas las tierras de As Pontes  en agradecimiento a la ayuda prestada en la guerra contra Pedro El Cruel. Desde aquella, la villa se conoce como As Pontes de García Rodríguez.

PUENTE DE ISABEL II: 1860. Estilo Romanticista, en su modalidad neo románica, adaptado al arco de medio punto rebajado, que se convertiría en la calzada de conexión Rábade-Ferrol. Esta construcción en granito, de tres arcos, conserva una inscripción de la época. Está cerrado por una sencilla barandilla de hierro forjado.

PONTE DA PEDRA: Su ubicación original era en el desaparecido lugar que llevaba su nombre, Ponte da Pedra, a 500 metros al noroeste del lugar de A Casilla. Al quedar dicho lugar destruido por el avance de la mina de lignito, el puente fue trasladado piedra a piedra hasta el Parque de Lesneven, en el centro urbano.

 PUENTE DE LA PRESA DE ALENDE: Situada sobre el río Eume, en el lugar de la presa de Alende, cerca del famoso molino de Alende. Destaca por su valor innovador y vanguardista, en contraste con otros puentes modernos de la villa menos atrevidos: el puente de A Perfolla y el puente de Os Chaos. Construida en 1992, emplea el hormigón y diversas estructuras metálicas entrelazadas y de color rojo, las formas del cual hacen sobresalir en altura dos grandes pináculos triangulares, al estilo del Puente de San Francisco.

PUENTE DE PERFOLLA: Cuentan que en las inmediaciones de este puente se encontraba el Castillo de García Rodríguez y recibe este nombre porque en el año 1420 estuvo en este Castillo el delegado del Conde de Andrade, Pedro Folla, quien le dio su nombre a partir de su estadía a este lugar.

PUENTE DE LOS CHAOS: Pensado en un inicio como una pasarela peatonal, el Puente de los Chaos comunica a las urbanizaciones del Barreiro y la Fraga con el lugar de Os Chaos, salvando las aguas del río Eume.